JERUSALÉN (AP) – El domingo se llevaron a cabo concentraciones masivas en Jerusalén mientras los israelíes celebraban la festividad judía de Purim en violación de las restricciones del coronavirus.

Las autoridades estaban preocupadas por una repetición del año pasado, cuando las celebraciones de Purim ayudaron a alimentar una ola inicial del coronavirus en los primeros días de la pandemia mundial. El gobierno instó a la gente a celebrar en casa este año, y la policía intentó impedir que el tráfico ingresara a Jerusalén y declaró límites estrictos a las reuniones públicas.

Pero las restricciones no pudieron evitar las fiestas en la calle ni las celebraciones de oración masiva en áreas ultraortodoxas, que repetidamente han violado las reglas de seguridad. Con el tráfico atascado en la entrada de Jerusalén, las estaciones de televisión israelíes mostraron videos de familias ultraortodoxas caminando por el costado de la carretera hacia la ciudad.

Purim marca la victoria de los judíos sobre un tirano en la antigua Persia y se celebra con disfraces, bebidas y fiestas.

La festividad se celebró en todo el país durante el fin de semana, y Jerusalén celebró un día más tarde que el resto del país. Se produjeron violaciones de seguridad similares tanto en áreas seculares como religiosas del país.

Las celebraciones han amenazado con socavar la exitosa campaña de vacunación de Israel. El país ha vacunado a la mayor parte de su población adulta, pero los israelíes más jóvenes de entre 20 y 30 años han tardado en vacunarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *